Termografía

Termografía



Su objetivo principal es detectar puntos sobrecalentados antes de que causen problemas. Los técnicos saben que una temperatura fuera de lo normal, a menudo, indica un posible problema. Bastaría con tocar la máquina con el dorso de la mano para saber si la temperatura se encuentra dentro de los límites aceptables, pero este método tiene obviamente importantes limitaciones de seguridad, en especial en el caso de la maquinaria giratoria y los equipos eléctricos. 

Muchas veces se utilizan termómetros de contacto directo para obtener una indicación más cuantificable de la temperatura, un método más seguro que el dorso de la mano, pero siguen existiendo problemas de seguridad similares. Para aplicaciones peligrosas o de difícil acceso es común utilizar termómetros por infrarrojos. 

No obstante, los termómetros por infrarrojos miden la temperatura media de la superficie y, para mediciones precisas, generalmente se necesita que el usuario se encuentre cerca de la aplicación. En cambio, la termografía permite visualizar el calor. La radiación infrarroja de la aplicación es convertida por una cámara termográfica en una imagen visual. 

Las distintas temperaturas se indican mediante distintos colores o tonos. Las cámaras termográficas realizan comparaciones de temperatura en superficies amplias, permitiendo encontrar con fácil y rápidamente puntos recalentados potencialmente problemáticos.


A - Recalentamiento de rodamiento de transportador
B - Recalentamiento de motor
C - Revestimiento refractario dañado